Edadismo y sobredosis de Ana Maria Lajusticia

El edadismo es un término que por lo que sea hace un tiempo que resuena mucho en nuestro entorno. ¿Será que me hago mayor? 

Por si alguien no sabe lo que es, hablamos de esa manía nuestra de discriminar por edad a la gente, en el ámbito laboral, en el de la salud (recordar a nuestros mayores abandonados en las residencias, durante esta mierda de pandemia) o en el ámbito político y social, dando por hecho que su opinión es menos válida que la nuestra.

  

Viñeta del ilustrador @javiroyo

Ojo, igual ahora me pongo un poco intensa, pero esto no es más que otro tipo de maltrato. No había sido consciente de ser discriminatoria y sin embargo, he infantilizado sin querer a las personas mayores a mi alrededor, con el uso de diminutivos o dando por hecho que yo sabía lo que querían y necesitaban, obviando su voluntad. He visto como familias han discutido por tener que asumir tal o cual responsabilidad y/o cuidados de sus mayores. He usado la palabra viejo de manera despectiva, pero bueno, en mi defensa diré que era con viejos verdes que babeaban mientras me hablaban de manera paternalista en el gimnasio. Se lo tenían merecido.  

«Mientras los hombres maduran, las mujeres envejecen».

 Susan Sontag (1979)

                                         

El caso es que también en esto, la mujer sale mal parada. Me resulta personalmente contradictorio que a pesar de que expertas en su campo aseguren que la mujer a los 40 alcanza la confianza en sí misma que nunca ha tenido, yo veo que a su vez, es el momento en el que más insegura empezamos a sentirnos. Dejamos de ser fértiles (la preguntita de marras: ¿cómo es que aún no tienes hijos a tu edad?), las canas aparecen, las carnes se caen y esto nos afecta, porque nos han enseñado a que belleza y mujer van de la mano y a rendir culto a la eterna juventud. El otro día escuchaba a una mujer actriz en un podcast contar cómo estaba a la orden del día que mujeres en la treintena fueran llamadas para interpretar a las de 50 en pelis, series, etc. Que esto no pase, es una excepción o fruto del teatro o el cine menos comercial.

 Frances McDormand y Chloé Zhao, ganadoras de los Oscars 2021

¿Cuánta presencia hay de mujeres maduras en comunicación? Y no vale de recauchutadas televisivas tipo Ana Rosa o Maritere Campos. Pues esto chicas, es discriminación por edad y por ser mujer, porque no veréis a un hombre de 40 interpretar al maduro de 60, porque este se ha ganado el derecho a mejorar con los años, a ser un madurito atractivo. Un búsqueda rápida en google y saltan miles de artículos de revistas "femeninas" o de "salud" hablando de cómo luchar contra los signos de la vejez o cómo combatir la menopausia. Que la presión social con la edad, en el caso de las mujeres aumenta, es un hecho. Otra vez a la casilla de salida: cuando alcanzada la madurez crees estar, pensar y actuar como quieres, zasca! No te relajes, tienes que seguir estando guapa y muchas veces asumir los cuidados de tus mayores. 

Esperamos no haber caído en moralismos, pero es necesario dejar de perpetuar estigmas (como la menopausia) y actitudes que convierten en vulnerable a la mujer madura. Asumamos la vejez como parte del viaje y exijamos la valía que tienen mujeres (y hombres) a pesar de su edad.

Deja un comentario