Mi mamá me mima es una frase que se inventó un tío...

Esta es una carta de amor a nuestras madres, a nosotras mismas que somos madres, a las madreyamigas que nos salvan la vida, a las que se les pasó el arroz porque decidieron no seguir el dictado de la maternidad, a las que en el camino de intentar ser madres viven un infierno, a las que dejan a sus hijos lejos para cuidar a los nuestros... a todas, TE QUIERO MAMÁ.

Hoy es el día de las madres y también el de luchar contra los estereotipos que compensan a la cuidadora madre con un ramo de flores o aún peor, regalando un pequeño electrodoméstico o un pintalabios porque no te olvides de estar sexi, mami. 

Podríamos escribir páginas y páginas con datos sobre el tiempo que dedican hombres y mujeres a ser cuidadores y el resultado sería siempre el mismo. Las horas que ellos dedican a los cuidados en casa, la crianza son mínimos. ¿Pero por qué nos han vendido la moto de que esto es lo natural? Porque no lo es, ni biológico ni nada de nada, no es más que otra muestra de desigualdad y de roles de género impuestos. Por no hablar, del Padre, Hijo y Espíritu Santo, ejem, ejem, ya me dirás la madre donde asoma en la Santísima Trinidad, querida. 

¿Para cuándo la corresponsabilidad? 

La crianza no siempre es bonita, la mayoría de las veces no es compartida y la soledad que acarrea junto con la poca visibilidad que ha tenido hasta ahora, no es tan de color pastel como sale en Instagram; cambiar pañales o limpiar vómito van sin el filtro sunkissed. A eso hay que sumarle la exigencia en lo laboral, porque claro, hay que ir con 5 horas de sueño y seguir persiguiendo el éxito y además acompañar a tus hijos en lo emocional. Mira yo ya estoy exhausta solo de escribirlo.

Acabamos nuestra pataleta madrera felicitando también a las que en contra de todo mandamiento, han decidido no ser madres. Han renunciado a las historias de los cuentos y de las películas donde ser mamá es lo más y lo que toca. Valientes todas, que se atreven a renunciar y a aguantar que el patriarcado las señale y defina como incompletas, egoístas o infelices el resto de su vida. 

Deja un comentario