Copia de Manifiesto Petra

Las abuelas, esa gran institución

Porque en el fondo son madres, pero más guais porque hacían la vista gorda con muchas cosas y te daban como el cuádruple de dinero para un paquete de pipas y no te pedían las vueltas. Cada vez que volvíamos al pueblo en vacaciones nos enseñaban a apreciar lo que ahora de repente nos gusta a todas y nos hace tías cools: eran sostenibles, hacían comida de aprovechamiento, zurcían la ropa hasta que se hacía jirones y eran más modernas que ninguna cuando hablaban de sexualidad entre amigas mientras jugaban al chinchón.

Lo slow nos pone high

Pues eso, que nos gustan las cosas a fuego lento aunque a veces no nos de la vida y vayamos con la prisa amenazándonos con hacernos tropezar todo el rato. Pero aunque corramos, en cuanto podemos, apreciamos los placeres del ir despacio, de hacer recados por el barrio, de descubrir el valor de lo local y de mirarnos el ombligo un poco más. También los paseos por Instagram mientras damos vueltas en la cama un domingo por la mañana, nos ha descubierto historias de artesanas flipantes. 

Nos gustan las curvas femeninas

A veces nos tenemos que repetir a modo de mantra eso de que “cada una de nosotras somos únicas”. Eso no es sano, y lo sabemos. Nos pone enfermas tener que ver chicas a las que le hace falta un buen plato de lentejas y media docena de bocadillos de chorizo en cada pierna en cada campaña. Por favor, se acabó fomentar un ideal de belleza que no es el único.

¡Viva David el gnomo!

Porque fue el primer ecologista que conocimos en formato dibujo animado que nos intentó explicar que en el planeta los invitados somos nosotros. Y algo se nos quedó, porque nos esforzamos por no generar demasiada mierxx y siempre estamos de buen humor, como él.

Nos sube el azúcar con el buenismo

Un poco de macarrismo, pongamos en tela de juicio algunas cosas, demos un puñetazo en la mesa cuando toca y agudicemos nuestro ojo crítico. Eh, pero dejemos también el mundo correr, sin quejarnos por todo, vale?

Dios es una mujer… 

… y tiene las tetas bien puestas.